IFT abre espacio a fabricantes de tecnología en licitación sobre 450 MHz

Huawei, Nokia, Alcatel, Steren o RadioShack podrán entrar a una subasta de 21 bloques de espectro para crear productos de llave en mano sobre radiocomunicación privada, un negocio que en cerca de 25 años ha visto pocas ofertas y oportunidades de crecimiento en México.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones empieza hoy un proceso licitatorio para adjudicar 10 MHz de espectro radioeléctrico que permitirá a los ganadores de esas frecuencias iniciar con la configuración de nuevos negocios con la provisión capacidad para servicios de radiocomunicación privada a distinta escala, a todo tipo de empresa y en cualquier región del país.

El espectro en concurso es un ancho de banda comprendido entre los 440 y los 450 MHz, repartidos en tres bloques nacionales y 18 bloques regionales, estos últimos, distribuidos a su vez de dos en dos a lo largo de las nueve regiones celulares en que históricamente ha sido divido el territorio nacional.

Por la totalidad de los 21 bloques, en el supuesto de que todos despierten el interés del mercado y que los interesados cubran sólo los valores mínimos de referencia, el IFT estaría recaudando 2 millones 490,000 pesos; 55,000 pesos por cada bloque regional y 500,000 pesos por cada uno de los tres bloques nacionales que tienen un ancho de banda de 2 MHz cada uno, lo suficiente para cubrir las necesidades de radiocomunicación de plantas industriales, flotillas de taxis o de compañías de transporte y distribución de mercancías, entre muchos otros giros que también necesitan de esos servicios.

La intención del IFT no es recaudatoria, sino la de atenuar una necesidad de servicios de radiocomunicación privada que se ha ido acentuando en los últimos 25 años y que ahora, la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) mandata al regulador a que las nuevas colocaciones de esas frecuencias en el mercado se realicen por la vía de una licitación pública, terminando así con la discrecionalidad en los otorgamientos.

Las bases de la licitación, cuya primera etapa va de este 28 de agosto y hasta el 4 de septiembre, no impide a los operadores tradicionales de comunicación móvil como Telcel, Movistar o AT&T entrar en la competencia, por tener ellos frecuencias en otras bandas del espectro radioeléctrico, pero sí les complicará sus planes si pretendieran ofrecer servicios públicos de comunicación con estas señales, estableció el IFT.

“No hay ninguna restricción o una contabilización del espectro que tengan en otras bandas para que un agente pueda participar en esta licitación. Eso significa que no habría limitante para que un operador pueda participar en esta licitación”, platica Alejandro Navarrete, director de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT.

Lo que es importante, “es que estamos hablando de un servicio de provisión de capacidad y quienes ganen esta licitación, lo que pueden hacer es ofrecer la capacidad espectral únicamente para quienes tengan necesidades de satisfacer sus temas de radiocomunicación privada; no es para que los clientes provean servicios públicos de comunicación”.

Es decir, una empresa de radiotaxi o los administradores de parques industriales, por ejemplo, podrán acercarse a aquellas empresas que hayan ganado la licitación y contratarles la capacidad de espectro suficiente para satisfacer sus comunicaciones propias, ya sea por tecnología de trunking o de radiocomunicación de dos vías.

La configuración abre entonces la posibilidad para que fabricantes de equipos de telecomunicaciones entren a la licitación, ganen uno o más bloques y al final empiecen con la configuración de una solución de llave en mano para los potenciales clientes.

Así, fabricantes y vendedores de equipos tecnológicos de distinto calado como Huawei, Ericsson, Nokia, Alcatel-Lucent o las mexicanas Steren y RadioShack adviertan oportunidades de negocio en ese mercado y se conviertan en nuevos administradores de espectro radioeléctrico en México.

“Unos de los probables interesados son los propios vendedores de equipos, porque ellos dan soluciones de llave en mano. Lo que no podrán hacer son las ventas atadas. Y claro que pueden ir cualquiera de ellos (RadioShack, Steren…), por eso pusimos bloques nacionales y regionales, para que quede claro que si un proveedor de servicios que le interese alguna región en particular, porque ahí tiene su base de operaciones, pueda ir por uno o más bloques regionales, que esto no está sólo para proveedores nacionales”, comenta Alejandro Navarrete.

El jefe en la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT espera un número reducido de interesados en esta licitación, por estar las frecuencias de los 450 MHz a un mercado de nicho. Pero este no será un factor que inhiba los parámetros de competencia sana en el mercado, pues aunque termine llegando sólo un interesado, éste no podrá llevarse los tres bloques nacionales.

El IFT quiere que un interesado se lleve cuando mucho dos bloques nacionales, para que de esta manera se evite el acaparamiento de frecuencias en un mismo concesionario ganador.

“Este es un mercado de nicho, que no es tan jugoso económicamente hablando como una red celular, ni tan mediático, pero que sí tiene oportunidades. Esta licitación servirá para solucionar un problema como es la provisión de capacidad para servicios de radiocomunicación privada”, dice Alejandro Navarrete, de la UER. “La idea es que haya tres, cuatro o cinco proveedores con los que los usuarios puedan acudir a contratar uno o más canales con los que puedan satisfacer sus necesidades de comunicación privada y que puede ser vía una comunicación como trunking o convencional de dos vías”.

www.eleconomista.com.mx